Poder femenino

Es una realidad las posiciones de liderazgo ocupadas por mujeres capaces, lo damos por hecho.
Pero no ha sido fácil llegar, aunque cada día lo vemos como algo normal, algunas concuerdan que les costó librar una suma mayor de obstáculos que a su contraparte masculina.

El dominio de nuestra área de conocimiento aunado a la experiencia laboral, son herramientas que nos dan la seguridad para aspirar a una posición jerárquica dentro de nuestro entorno laboral, o a ser líderes independientes en nuestro negocio personal.
De igual manera podemos consolidar nuestro liderazgo con algunas herramientas de comunicación no verbal que afirmen la seguridad que queremos llevar a cabo nuestros proyectos y ser tomados en cuenta con profesionalismo.
El lenguaje corporal es una parte importante que debemos de considerar al estar interactuando en un ambiente de negocios, no importa el sexo de nuestro interlocutor.
• El saludo deberá ser firme y mirando a los ojos, con un apretón de manos breve, pero con la suficiente fuerza para ser tomado en cuenta, aunque parezca algo simple o trivial, el saludo es parte de la primera impresión, anuncia en instantes varios mensajes a la otra persona de forma inconsciente, como pueden ser la fortaleza y confianza para seguir adelante en el tema que se trate.
• El contacto visual es básico, como ya lo hemos mencionado en otras ocasiones, el mirar directamente a los ojos, abre la comunicación, la persona se siente atendida y en segundos transmitimos confianza.
• El espacio personal es muy importante al momento de conversar con nuestro interlocutor, debemos de mantener un espacio de negocios adecuado sin incomodar o interrumpir el espacio personal ya que puede ser mal interpretado. Se considera imaginariamente lo que daría nuestro brazo estirado.
• Cuidar la posición de nuestras manos y al hablar, evitar llevarlas al rostro, ya que puede interpretarse según sea la posición, inseguridad en lo que decimos.
• La voz debe ser clara y pausada, hablar con voz firme y no muy rápido, nos dará tiempo de articular con certidumbre lo que queremos decir.
• La vestimenta de negocios para la mujer es muy variada, mucho más que la de los hombres y rompe algunas reglas, solo debemos tomar en cuenta que en el lenguaje de negocios denota más poder el vestir de falda de colores sólidos, mientras más oscuros mayor autoridad.
• Llevar una blusa de buena calidad ayudará a comunicar estatus y poder, cuidando que no sea transparente o se note la ropa interior, de la misma forma evitar que se vea la línea del busto.
• Las ejecutivas de poder se avalarán visualmente al mostrar menos piel, en el caso de las mangas, piernas o busto.

Las mujeres dominan más el arte de las emociones, eso es una herramienta poderosa que hemos dejado de lado al competir en un entorno laboral masculino, retomemos ese poder al ser más empáticas naturalmente.